--------------------------------------------------------------------------------

BUSQUEDA A TRAVÉS DE GOOGLE

viernes, 4 de marzo de 2011

¿Venezuela resignada a la dependencia petrolera? - I

Les copio un buen artículo de opinión para su análisis. Gracias al ilustre Arturo Uslar Pietri, desde hace 74 años hablamos de "Sembrar el Petróleo", una visión de antaño cuya vigencia es más importante en nuestros días. Tan solo en el año 2010 las exportaciones petroleras representaron el 93,02% de las exportaciones totales de Venezuela, es decir, que el esfuerzo para diversificar la economía a través de la siembra de este recurso ha fracasado. Incluso la primera escuela de economía del país se fundó hace 72 años, lo que nos hace pensar que tal premisa ha estado siempre en el pensamiento económico de estos profesionales.

Desde Gumersindo Torres pugnando con las transnacionales de la época de Gómez, hasta nuestros días, todos los modelos de desarrollo económico en el país han sido insuficientes para lograr una economía diversificada. Nos preguntamos ¿Existe una posibilidad real de diversificar nuestra economía, o seguiremos bailando al son de las fluctuaciones del precio del petróleo? La respuesta es que sí, pero si empezamos a desarrollar la industria en la que somos fuertes. Actualmente, Pdvsa cuenta con participación en numerosas refinerías a nivel mundial, de las cuales cinco están ubicadas en el país y recientemente se han hecho inversiones importantes en la industria del gas, sin embargo ello no es suficiente.


La mayor parte del petróleo sale del territorio nacional como "crudo", es decir, que se extrae, pasa por un modesto proceso de refinación y luego es vendido a otros países o empresas a nivel mundial, que luego se encargan de transformarlo en una innumerable gama de productos. La industria petrolera nacional debe lograr un grado de desarrollo en el que se reduzcan este tipo de transacciones y se aumenten las ventas de productos finales listos para su comercialización al público. De esta forma se genera valor agregado, aun cuando la industria petrolera es capital intensiva, también genera importantísimas fuentes de empleo que se traducirían en un aumento en el bienestar de nuestra sociedad. ¿Qué sentido tiene competir en ganadería con Argentina? ¿o en textiles con Colombia y Perú? En la región esos países ya tienen "economías de aprendizaje" y se nos hará muy difícil entrar en sus mercados; por otra parte, Venezuela posee importantes ventajas comparativas que podemos explotar, a fin de garantizar una vía sustentable de desarrollo. La industria petrolera debe transformarse en industria petroquímica. Ejercitemos nuestro músculo y formemos una industria que pueda ser altamente competitiva a nivel mundial. Fuente: EMEN.

Noticias de interés