--------------------------------------------------------------------------------

BUSQUEDA A TRAVÉS DE GOOGLE

domingo, 22 de marzo de 2015

Retraso en el aumento de la gasolina afecta fuertemente a PDVSA

Ante la merma de ingresos y al no contar con ahorros propios de los ingresos extraordinarios durante los tiempos de bonanza, el gobierno anunció una fase de discusiones con la sociedad para de una vez por todas, ajustar el precio de combustibles en Venezuela, cuyos precios son subsidiados y son los más bajos del mundo.

Esto afecta directamente las arcas de la empresas estatal petrolera PDVSA, donde analistas estiman que el monto subsidiado es mayor a los 8 mil millones de dólares anualmente. No es de extrañar el descontento de sus empleados que ven como su poder adquisitivo es muy bajo pero la realidad es que la empresa no tiene como afrontar ajustes salariales de importancia para poder recuperar aunque sea un poco su nivel de vida, que durante la llamada "Meritocracia de la cuarta república" era mucho mejor. De allí el éxodo del capital humano a distintos países con experiencia, formación académica y con dominio de varios idiomas en muchos casos.

Muchos economistas vieron con buenos ojos que PDVSA pudiera ofertar parte de sus divisas en el nuevo Sistema Marginal de Divisas (SIMADI), aliviando su flujo de caja, recolectando liquidez que influye en la inflación, contribuyendo a reducir escasez de bienes y servicios, pero lo cierto, es que el SIMADI ha tenido un impacto nefasto ya que al no otorgar divisas suficientes sigue manteniendo activo un mercado negro con impacto negativo para la nación. Parece que en el gobierno, quienes toman decisiones quiere que esto continúe así para que las distorsiones de mercado sigan ayudando a que la corrupción se promueva.

martes, 3 de febrero de 2015

Venezuela condona deuda para obtener efectivo. ¿Tan mal estamos?

Venezuela en su política de usar el petróleo como arma geopolítica en la región caribeña creó Petrocaribe para ayudar a países amigos que se veían afectados por los precios del crudo que rondaba los 100 US$/barril. Se flexibilizó los planes de pago a los países suscriptores del acuerdo por lo que una parte importante iba a ser pagado a futuro (25 años) con una tasa de interés del 1%, es decir, el negocio del siglo para los países beneficiarios.

Pero ante el escenario de la caída de precios de los hidrocarburos y ante la ausencia de ahorros por parte del gobierno venezolano durante los tiempos de bonanza, Venezuela no recibe ayuda de nadie y ante la necesidad de obtener divisas líquidas para cubrir el enorme hueco fiscal, ha negociado con República Dominicana el pago adelantado de la deuda contraída con el país pero a descuento, se habla de una rebaja superior al 50%, lo que parece una locura por el dinero que deja de percibir la nación (una cifra cercana a los 2 mil millones de dólares).

Lo cierto es que de haber vendido el crudo sin cláusulas perjudiciales a Venezuela, esa cantidad de dinero estuviera en las arcas nacionales sin tener que condonar dinero alguno, es decir, tanto Chavez y Maduro permitieron condiciones no favorables a los intereses nacionales. Preocupa aún más que otros países del Caribe también adeudan montos importantes a Venezuela y existe el riesgo de hacer operaciones similares con ellos para obtener dólares en el corto plazo.

domingo, 1 de febrero de 2015

Irresponsabilidad y poca transparencia

Irresponsabilidad es el calificativo más suave que puede darse al gobierno venezolano que desde hace un tiempo simplemente no suministra cifras oficiales, o en el mejor de los casos, las publica con mucho retraso a manera de ocultar y/u opacar los resultados negativos de su gestión en manera económica.

Es casi frecuente que el Banco Central de Venezuela publique con varios meses de retraso las cifras inflacionarias, pero a eso se añade la poca transparencia en las cifras de deuda consolidada que posee la república a nivel internacional. Algunos analistas hablan de que dicha deuda externa alcanza los 112 mil millones de dólares, lo que luce insólito luego de la bonanza sin precedentes que ha tenido Venezuela. Por una parte, se pagó la deuda con el Fondo Internacional pero por otra se aumentó con otros acreedores en un porcentaje bárbaro.

Dicha deuda no se ha visto en obras ni inversión, provocando que el país se encuentre en un atraso sin precedentes que se suma a los problemas cotidianos que el gobierno actual no ha sabido ni querido resolver. Esa deuda debe ser pagada y sólamente este año se estima el pago de unos 10500 millones de dólares en capital e intereses. Si agregamos el escenario de precios bajos del petróleo, y la carencia de ahorros de Venezuela, la situación a futuro luce gris para el país.

Noticias de interés