--------------------------------------------------------------------------------

BUSQUEDA A TRAVÉS DE GOOGLE

lunes, 1 de septiembre de 2014

Problemas no se resuelven con captahuellas

El gobierno nacional defiende y justifica el uso de captahuellas en los supermercados en un intento de frenar los altos niveles de escasez y la poca producción de bienes. Lo cierto es que nuevamente se plantea una acción que no ataca el problema de raíz sino que penaliza a todos los ciudadanos del país por las irregularidades de algunos pocos que sí se han dedicado a revender las mercancías escasas y que cada vez son más.

La producción y los precios son los elementos clave para resolver este problema, porque la verdad es que el consumo no es elevado para la cantidad de población que tiene Venezuela. Vemos como la iniciativa privada a través de Empresas Polar si apuesta en Venezuela de verdad e invierte en la expansión de su capacidad productiva, sin embargo, no vemos el mismo comportamiento de parte del sector público desafortunadamente.

Es de esperar que las colas para comprar se harán más largas. No se entiende que el sistema no inhabilitará la compra de productos sino que el gobierno hará un control posterior, de ser así ¿cómo controlar las justificaciones que den los usuarios para demostrar el uso de las compras hechas? Por ejemplo, si las familias compran cantidades mayores por planificación familiar, o porque surten a otros familiares y amigos. La verdad la idea es descabellada por donde se mire y no resuelve el problema. Incentivos a la producción y eliminación del control de precios si van en consonancia con la solución.

sábado, 30 de agosto de 2014

Cifras ocultas del Banco Central de Venezuela

Falta de transparencia y credibilidad es lo menos que puede decirse de la actuación del Banco Central de Venezuela (BCV) al no publicar las cifras y datos estadísticos de índices como el de la inflación y escasez de Junio y Julio del presente año a pesar de encontrarnos ya finalizando el mes de Agosto. Eso a pesar de que existen estamentos legales propios y externos que indican que es una función propia del organismo publicarlas los primeros días del mes siguiente.

Obviamente el gobierno no quiere que las cifras salgan a la luz pública porque sería reafirmar su mala gestión económica y el engaño a la población por la ineptitud al afrontar los problemas y porque no han sido capaces de revertir la mala situación, de hecho, la han empeorado con tantos controles absurdos que en nada han beneficiado al país. Este comportamiento es repetitivo, por ejemplo, a finales del año pasado y ante la inminencia de elecciones, el BCV ocultó los datos por un buen tiempo para que su efecto negativo fuera menor en dicho proceso electoral.

Este comportamiento también contribuye a generar sosobra en los inversionistas ya que la percepción es de que Venezuela está realmente mal en materia económica. La población venezolana no se ve engañada ya que día a día ve el deterioro institucional y desmejoramiento de su calidad de vida, por lo que la estrategia estatal parece dirigida a jugar a la desinformación en el ámbito internacional y no afectar tanto su imagen externa.

lunes, 25 de agosto de 2014

Mala calidad de los productos importados

A pesar del desangre de divisas por empresas de maletín, corrupción, inflación, entre otros, que bien pudieran considerarse problemas de importancia con fuerte impacto en la población y el país en general, existe otro problema y es la pobre o nula calidad de los productos y bienes que son importados, no solamente por los empresarios privados sino por el mismo gobierno nacional.

Los venezolanos hemos vistos el deterioro continuo hasta en la calidad de los productos que usa y consume. Para muestra el café y pañales, entre otros rubros. No es posible que como país seamos tan mal negociantes y nos dejemos engañar y robar de esa manera. De seguro la corrupción está detrás de todo pero es imperdonable la inanición por parte de los responsables de importar productos y los encargados de verificar las mercancías. Existen leyes para regular esta situación, entonces ¿por qué no se aplica?.

La población las compra y consume porque no les queda de otra. La escasez es muy grande y no se dan el lujo de quedarse sin nada. Es triste ver como los anaqueles de los comercios públicos y privados están cada vez más vacíos y las colas que se producen en los establecimientos cuando llega un producto desaparecido. El gobierno nacional no ha podido garantizar ni siquiera los medicamentos más vitales para tratamientos médicos sencillos, y en materia de alimentos, los venezolanos han modificado su dieta para peor ya que se consume lo que se consigue y puede pagarse en vez de comidas balanceadas.

 

Noticias de interés