--------------------------------------------------------------------------------

BUSQUEDA A TRAVÉS DE GOOGLE

domingo, 30 de agosto de 2015

Gracias Empresas Polar

Ante el incremento de los niveles de escasez que actualmente vivimos los venezolanos, en parte por las malas políticas económicas del gobierno nacional, el control cambiario promovido por el Banco Central de Venezuela, la poca producción nacional y la fuerte reducción de las importaciones; debemos agradecer a las Empresas del grupo Polar, ya que sin ellos la crisis sería aún mayor.

El gobierno (que nunca asume su responsabilidad ante el desastre que creó) siempre acusa a terceros de los problemas económicos que aquejan al país, en especial a los empresarios de ser los promotores de la llamada guerra económica, sin embargo, las personas que consiguen productos luego de hacer largas colas notan que los productos que deben provenir de las empresas del Estado y que han sido expropiadas al capital privado no se consiguen, entonces surge la pregunta ¿Las empresas del Estado están produciendo? Al parecer no, por lo que antes de criticar y acusar a los demás debería revisar internamente las empresas que son su responsabilidad y que muestran índices de ineficiencia muy grandes.

Por tanto, damos las gracias a Empresas Polar ya que los pocos productos que se consiguen buena parte son producidos por ellos en VENEZUELA y por su innegable voluntad de continuar creciendo e invirtiendo en nuestro país a pesar del cerco y las amenazas de parte del gobierno actual. El gobierno a través de convenios como el ALBA y/o Mercosur importa artículos como la leche, utilizando dólares oficiales, pero ¿por qué no destinar esos recursos a los productores nacionales incluyendo Lácteos Los Andes?. Revisar quienes son los dueños de las empresas importadoras que reciben divisas preferenciales es imperante para entender el por qué el gobierno defiende a ultranza las importaciones por sobre la producción interna.

domingo, 2 de agosto de 2015

Ciudadanos venezolanos no tienen que comer

Debido a que casi todo lo consumido en Venezuela es importado, y a la baja en los ingresos en divisas por la caída de los precios de los hidrocarburos, además de los controles de cambio y precios que hacen imposible la producción nacional en algunos rubros, hacen que los alimentos escaseen grandemente, especialmente las carnes.

Comer carne roja en el país se ha convertido en un lujo por los precios "cuando se consigue", pero peor es que así el pueblo tenga dinero para comprar no lo puede hacer por la ausencia. Sustitutos y/o alternativas como el pollo y el pescado presentan el mismo escenario y no se avizora cambio en el corto plazo debido a la ausencia de medidas por parte del gobierno nacional, que de adoptarlas, serían una contradicción a lo que por años su proyecto político ha pregonado.

Lo cierto es que las expropiaciones, los controles, el tema cambiario, la planificación, etc., son todas actividades responsabilidad del gobierno pero el ego no les permite enderezar el rumbo económico del país, por el contrario, se crea un enemigo inventado al que llama "guerra económica" pero el pueblo entiende cada día más la realidad, por ello las últimas encuestas de opinión muestran un bajón en el apoyo y popularidad del oficialismo. Tan mala es la gestión que se prevé una victoria por amplia mayoría en las próximas elecciones parlamentarias de Diciembre.

miércoles, 24 de junio de 2015

Oscurantismo de cifras

Es mitad de año y aún los venezolanos desconocen las cifras oficiales que por ley el Banco Central de Venezuela (BCV) está obligada a publicar, entre ellas la inflación, el producto interno bruto y otras. Nadie entiende esto, debido a que todos conocen el mal desempeño económico venezolano, pero la falta de transparencia alienta la especulación y fomenta la desconfianza de los inversores y personas de a pie, ya que la desinformación busca fines políticos.

A pesar de ello, los ciudadanos tienen que lidiar cotidianamente con incrementos de los precios, caída del poder adquisitivo salarial, ausencia de empleos, etc., por lo que el objetivo del gobierno es nulo. Se da pie a rumores que deterioran aún más la credibilidad y confianza en las instituciones del Estado. Venezuela requiere cuantiosas inversiones privadas para reactivar la economía y estas acciones no contribuyen con este propósito.

Además el Estado venezolano y sus instituciones no fue capaz de ahorrar, ni de incrementar las reservas internacionales, que darían mayor fortaleza ante la crisis; y ante el escenario de precios bajos de los hidrocarburos en un país monoexportador, ve mermada grandemente su ingreso y no hay manera de implantar planes de desarrollo debido a la escasez de dinero. Lo que es peor, se venden activos valiosos y se acuden a la banca mundial a solicitar préstamos que comprometen a la nación y es para gastos corrientes. Aprender de los buenos ejemplos como los países de medio oriente como EAU, Catar y Arabia Saudita es vital para rectificar el mal rumbo que llevamos con el gobierno actual.

Noticias de interés