--------------------------------------------------------------------------------

BUSQUEDA A TRAVÉS DE GOOGLE

miércoles, 17 de octubre de 2012

Análisis económico de Venezuela

Según los cálculos del Consejo Nacional de Economía, el año pasado se registró un déficit de 69% pues, aunque el presupuesto era de 204.200 millones de bolívares, el Gobierno solicitó a la Asamblea Nacional en créditos adicionales 139.600 millones de bolívares más de lo previsto. "Si un gerente le dice a la junta directiva de una empresa que gastó 70% más de lo que decía el presupuesto, es posible que sea despedido", señala el presidente de este organismo, Efraín Velásquez. "Esto lo que muestra es: o que no se sabe hacer un presupuesto, o que se realiza por simple ejercicio teórico, sin significado, pues al final se gasta más de lo que se estipuló", agregó. Tomando en cuenta ese análisis, esta situación se presentó de nuevo en el primer semestre de este año, cuando el gobierno volvió a recurrir a créditos adicionales que ascendieron a 119.000 millones de bolívares, es decir, un déficit de casi 80% sobre la mitad del presupuesto previsto para este año. Y es precisamente esta situación una de las principales causas por las que en este momento la sociedad venezolana enfrenta una gran presión cambiaria y precios en constante alza.
 
"Lo que tenemos es una escasez de divisas, a pesar de que el petróleo está en el precio que está", señala Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas. Sin embargo, para Efraín Velásquez, la situación financiera de Venezuela puede mejorar en corto plazo si se toman las medidas necesarias en cuanto al manejo fiscal, sea cual sea el candidato electo. Y para eso, explica, la primera disposición que debería tomarse, es devolver la institucionalidad de la administración de las reservas internacionales, ya que según él, esto se ha perdido: "Se lograría principalmente devolviéndole la autonomía al Banco Central de Venezuela". Sustituir importaciones debe ser una medida de urgencia y potenciar la producción nacional para aligerar los elevados gastos en divisas que afectan las finanzas nacionales.
 
Según Velásquez, la medida debe estar dirigida a que los fondos de ahorro, capitalizados con divisas, y que pudieran incrementar las reservas, deberían ser manejados directamente por el ente emisor y no por administraciones externas. "El punto central es que Venezuela no es un país de 25.000 millones de dólares, sino que es un país de por lo menos 40.000 millones de dólares", dice el presidente del Consejo de Economía. Para Velásquez, eso le daría una posición sólida a Venezuela pues, a su juicio, el país no confronta un problema financiero, sino de mera administración económica.

Noticias de interés